todos creen que no tenes nada para decir,
pero tenes los ojos tan abiertos tan abiertos,
que tus pupilas son una boca gigante
que traga la lagrima
y la convierte en
máscara.