CIENCIA FICCION LAS PELOTAS


llegó a su casa, se sacó las zapatillas, prendió la computadora, abrió el block de notas para tratar de banalizar la secuencia que había tenido unos minutos antes pero eligió quemarse con un disco de prince al palo. encendió un cigarrillo de droga aprovechando que nadie estaba en la casa. se quedo unos minutos mirando el parpadeo del cursor que lo llamaba desde su monitor. "escribí­ algo, pelotudo", le decía. miró por la ventana, todavía era de día pero también era de noche. que carajo está pasando? quien es prince? quien soy yo? que quiero contar? quien quiero ser? a quien le quiero gustar? de que me quiero jactar? me hinché las pelotas. no quiero escribir una mierda.después de la lucha contra el fantasma de la desilusión y el desanimo se puso las botas de cuero para ir a buscar dulces al supermercado chino que estaba a unas cuatro cuadras de su casa.Generemos conmoción con estas botas y este tapado de cuero lleno de flecos, pensó, haciéndole un guiño a todos los paranoides que viví­an en su pequeña cabeza de cabra, y cogió las llaves y salió de su mansión llena de cadáveres, con las botas puestas, con las botas puestas. cuantas veces se preguntó si valía o no la pena ir a comprar dulces no importa. ese dato no importa. lo importante es gustar y hacer de esto una comedia picaresca.de mas está decir que en la primer cuadra se volvió loco y que fue comido por millones de ratas sedientas de ñoqui. pero no. vamos a mentirle al pueblo, contaremos una historia diferente. vamos a contar que nuestro protagonista sigue cuerdo y vivo y que camina libre por las calles en busca de su dulce de oro. podemos inventar tal vez que en la primer cuadra se encontró con un enano de cobre parlante, aunque también podemos generar un poco de intriga al decir que nuestro protagonista creyó ver algo que quizás no vio y que tal vez tampoco estuvo ahí­ y que quizás, bueno, quizás me este volviendo un poco sensible, no?
CIENCIA FICCION.BATEA 4.

No hay comentarios: