la poesía del sufrimiento está rota.
acabada.
eso ya fue dicho
eso ya fue sufrido.

el cuerpo retornable y el frenesí fluyen,
eternamente,
sin
motivo
aparente.
el corazón bomba,
tu muerte,
mi muerte,
la muerte,
el engaño...
la calma que pedí a gritos
al cielo vacío
y único
testigo.

jack,
queres bailar conmigo?

1 comentario:

Anónimo dijo...

no se puede hacer otra cosa