MORALEJA LAS PELOTAS.


mandaron a llamar a los padres porque miguel angel se estaba poniendo un poco molesto con el tema de escribir las paredes del colegio con su propia mierda.
al principio era divertido para todos, menos para las autoridades, claro. para las autoridades nunca fue divertido aquel muchacho que decía la verdad.
para sus amigos si, aunque después no. y digo esto porque según miguel le dejaron de hablar. "me miraban raro", decía.
la cosa es que los padres de miguel angel tenían miedo pero se escondían bajo el techo de la indignación y el tonto reproche tonto.
lo cotidiano, miguel, LO COTIDIANO!, le decía la madre levantándole la voz, mientras preparaba unas croquetas llenas de desencanto.
miguel tomaba nota y se iba. las cosas no estaban. ni bien ni mal. no estaban. todo se había ido. el era un estafador. un mentiroso. una representación de si mismo.
escondía sus sueños en el bolsillo derecho de su pantalón agujereado y le daba tuerca a eso que no se sabe bien que es pero que esta ahí, acechando.

doctor, miguel dejo de escribir las paredes con mierda, contaban, sus padres, esperanzados, mientras miguel desarmaba la silla de mimbre en la que se sienta dos veces por semana porque así lo requiere el sistema que le recomendaron los muchachos que saben sobre estas cuestiones inexplicables pero curables.
si si. CURABLES.
miguel dejo de escribir las paredes con mierda pero ahora se pinta la cara con corcho quemado.
la consulta sale setenta pesos dos veces por semana mas la silla de mimbre que tuvo que REPONER porque estaba ROTA.
si si,
ROTA.

3 comentarios:

bella apatia dijo...

la vida es grande. tu eres muy pequeño para ella.

bella apatia dijo...

a mi me gustan las cosas con mensaje. vos no me das ningun mensaje como puedo entretenerme si no es una mentira saludable?

bella apatia dijo...

el problema en realidad es que no tengo mensajes, y no que que crajo hacer, y no tengo sedas aun asi tengo la mascara azul